CEPAL dice que América Latina debe aprovechar oportunidad que da China

PEKIN, (EFE). América Latina debe aprovechar la oportunidad que le brinda China para diversificar el destino de sus exportaciones y añadirles más valor, dijo a EFE el secretario ejecutivo de la CEPAL, el argentino José Luis Machinea. China puede convertirse en cinco años en el primer o segundo socio comercial de muchos países de América del Sur, lo que, según Machinea, es un gran desafío pues las economías latinoamericanas no deben limitarse a exportar materias primas sino “aprovechar la oportunidad para agregarle más valor y sobre todo más conocimiento”.


“Los trenes pasan y si uno no toma el tren correcto después no pasan todos los días”, opinó el responsable de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dependiente de la ONU y que participó en Pekín en un foro de diálogo sobre política económica sino-latinoamericana.
Machinea se reunió con el viceprimer ministro chino, Zeng Peiyan, quien señaló que ambas regiones tienen intereses comunes en asuntos internacionales claves y son “complementarios en economía”.
El responsable de la CEPAL consideró necesario aprender de pasadas experiencias y recordó la etapa de 1870 a 1914, cuando Europa demandó muchas materias primas de América Latina, “y no aprovechamos demasiado bien esa oportunidad ya que lo que hicimos fue exportar materias primas y cuando acabó el ‘boom’ nos caímos”.
China y América Latina pueden asimilar la experiencia mutua en problemas como la equidad, la pobreza o los temas sociales, explicó Machinea, especialmente porque en este campo, “América Latina, para bien o para mal, ha sido un campo de experimentos”.
Pese a las diferencias culturales, históricas y políticas, “Latinoamérica puede aprender de China, sobre todo, de su crecimiento económico”, que en los últimos 25 años fue del 9,5 por ciento de media, 7 puntos por encima del de la región americana en el mismo período de tiempo.
El intervencionismo estatal chino en la economía no parece preocupar a Machinea, pues “las experiencias asiática y china muestran que puede haber desastres, pero que ciertas intervenciones del Estado en el terreno productivo pueden ser más que útiles y eficientes”.
Por otra parte, el secretario ejecutivo animó a aprovechar el superávit que algunos países latinoamericanos, como Brasil o Chile, tienen con China “para agregar valor a las exportaciones, porque va a durar un tiempo (la situación de bonanza exportadora) pero no toda la vida”.
El valor añadido está muy relacionado con la inversión en investigación y desarrollo, a la que China dedica el 1,3 por ciento del PIB y Latinoamérica solo el 0,5 por ciento, dijo.
“En China se ven tendencias muy claras que van en ese sentido (de aumentar el valor añadido), pero en Latinoamérica aun no se ve”, lamentó Machinea.
Pese a que en 2005 la mitad de la inversión exterior china fue a parar a los países de América Latina y en 2004 el presidente, Hu Jintao, prometió grandes inversiones en los próximos 20 años, Machinea consideró que estas inversiones “se ven todavía poco”.
Sin embargo, confía en que lleguen “porque finalmente la preocupación de China es asegurarse la producción de ciertas materias primas” y las inversiones están relacionadas con ella o con infraestructuras para transportarlas.
La presencia china en Latinoamérica, que ha despertado recelos en EE.UU., puede ayudar también a la región a superar la dependencia comercial de la superpotencia, pero el liderazgo comercial y de inversiones todavía no está en disputa, añadió.
La nacionalización en aumento de la explotación de los recursos naturales en algunos países latinoamericanos despierta cierta desconfianza en Machinea, que consideró necesario “crear un Estado más fuerte que en los ‘90, pero no necesariamente volver al Estado productor de los ‘70”.
Un Estado fuerte, dijo, puede además llevar a cabo políticas sociales hacia el fin de la desigualdad, “pues América Latina sigue siendo la región menos equitativa del mundo, y a pesar de algunas reformas, la equidad ha empeorado en los últimos 15 años”.
China, según Machinea, es un gran interlocutor internacional y será aún más importante en los próximos años pese a los problemas que soporta su economía.
“Mi impresión, al menos si uno mira lo que han hecho en los últimos años, es que esta es una sociedad que ha sido capaz de ir resolviendo esos problemas”, concluyó el secretario ejecutivo.

No se admiten más comentarios