China es una e indivisible

TANTO PEKÍN COMO TAIPEI COINCIDEN EN EL PRINCIPIO DE “UNA SOLA NACIÓN”

Taiwán forma parte inseparable de China.

Todos los datos históricos y jurídicos relacionados con la isla demuestran que la misma es parte inalienable del territorio chino.

En abril de 1895, tras una guerra invasora a China, el Japón obligó al gobierno de la dinastía Qing a firmar el injusto y desigual Tratado de Shimonoseki y ocupó Taiwán por la fuerza. En julio de 1937, el Japón imperial desencadenó una nueva guerra de agresión masiva contra China , lo que obligó al gobierno de Pekín a declarar la guerra a sus invasores en diciembre de 1941 y la nulidad de todos los tratados, acuerdos y contratos concernientes a las relaciones chino-japonesas. Con esto quedaba nulo el Tratado de Shimonoseki, y Pekín quedaba en legítimo derecho de recuperar todos los territorios invadidos por Japón, incluyendo la isla de Taiwán

En diciembre de 1943 los gobiernos de Inglaterra, Estados Unidos y China firmaron la Declaración de El Cairo, que estipulaba que el Japón debía devolver a China todos los territorios usurpados, entre ellos las islas Penghu, el Noreste de China y Taiwán.

En 1945 China, Estados Unidos e Inglaterra suscribieron la Declaración de Postdam que reiteraba “que los términos de la Declaración de El Cairo serán cumplidos”. Esta declaración fue suscrita pocos meses después por la Unión Soviética y por el mismo Japón, que en agosto de ese mismo año se rindió a las fuerzas aliadas, comprometiéndose a “cumplir con fidelidad las obligaciones consignadas en la Declaración de Postdam”. El 25 de octubre, el gobierno chino recuperó las islas Penghu y Taiwan, reanudando el ejercicio de la soberanía sobre todo su territorio continental e insular.

El 1 de octubre de 1949 se proclamó la fundación del Gobierno Popular Central de la República Popular China, el cual, sustituyendo al gobierno de la República de China, es el único gobierno de toda la nación y su representante legítimo en todo el mundo. Se trata de la sustitución de un poder nuevo a otro viejo dentro de un mismo sujeto de derecho internacional que no ha cambiado, no ha perdido ni renunciado a soberanía alguna, ni ha sufrido o efectuado cambio alguno en sus fronteras originales. Con toda razón, el gobierno de la República Popular China disfruta de la soberanía plena de China y la ejerce legalmente en todo el territorio, incluido Taiwán.

Aun cuando el gobierno de Taiwán mantiene los nombres de “La República de China” y el “Gobierno de la República de China en Taiwan”, nunca el mismo ha tenido, el derecho a ejercer la soberanía en representación de China y es, simplemente, una autoridad local en el gran territorio chino.

Significado del principio de “una sola China”

El Gobierno Popular Central de la República Popular China, en el día de su fundación, declaró a todos los gobiernos del mundo: “El presente Gobierno es el único gobierno legítimo en representación de todo el pueblo de la República Popular China y desea establecer relaciones diplomáticas con cualquier gobierno extranjero que quiera atenerse a los principios de igualdad, beneficio recíproco y respeto mutuo a la soberanía y la integridad territorial”. Poco después, envió un telegrama a la ONU declarando que las autoridades del Guomindang “han perdido ya los fundamentos jurisprudenciales y de hecho para representar al pueblo chino” y no tienen el derecho de representar a China. El principio con el que la nueva China establece relaciones diplomáticas con otras naciones es el siguiente: los países extranjeros reconocen al Gobierno de la República Popular China como el único gobierno legítimo en representación de toda la China, y rompen o no establecen- relaciones diplomáticas con las autoridades de Taiwán.

El 5 de enero de 1950, el presidente norteamericano Truman había emitido una declaración, manifestando que los Estados Unidos y los demás países aliados reconocían -desde 1945- la ejecución de la soberanía china sobre la isla de Taiwán. Sin embargo, en junio de 1950, después de estallar la guerra de Corea, el gobierno norteamericano en su afán de aislar y contener a la nueva nación china, no sólo envió tropas para invadir y ocupar Taiwán, sino que también lanzó una serie de disparates como que “la posición de Taiwan no está determinada”. En años posteriores instigó al “reconocimiento doble” de la comunidad internacional, intentando crear “dos Chinas”. Por su parte, el gobierno chino se opuso terminantemente a la “estrategia” norteamericana, defendiendo e insistiendo la realidad de que en el mundo hay sólo una nación china, que Taiwán forma parte de la misma y que el Gobierno de la República Popular China es el único legítimo representante de todo el país. Este principio Una Sola China- se produjo precisamente en el proceso de las relaciones diplomáticas de China con otros países del mundo, y en la justa lucha por salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de toda una nación.

Taipei reconoce el principio de Una Sola China

Aun cuando desde 1949 las autoridades taiwanesas no quieren reconocer la posición legal del Gobierno de la República Popular China, coinciden también en insistir que Taiwán es parte de China, y que existe una sola China , un solo país. Esto demuestra que, durante un período bastante largo, los chinos de ambos lados del Estrecho de Formosa siguen teniendo un mismo criterio sobre este problema radical: “Hay en el mundo una sola China y Taiwan es parte territorial de China”… y que la tan ansiada reconciliación se propiciará cuando se opere el cambio político en la República Popular China .

En octubre de 1958, cuando el Ejército Popular de Liberación de China cañoneaba Jinmen, el presidente Mao Zedong señaló públicamente a las autoridades taiwanesas: “En el mundo hay una sola China, no existen dos Chinas. A este punto asintieron ustedes. Esto se comprueba con las declaraciones de sus dirigentes”.

En enero de 1979, el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China emitió el “Mensaje a los compatriotas de Taiwan”, señalando que “las autoridades chinas vienen insistiendo en la posición de una sola China y se oponen a la independencia de Taiwán. Esta es nuestra posición común y el fundamento de nuestra cooperación”.

Reconocimiento mundial

La posición firme y justa, así como las propuestas razonables del gobierno chino de sostener el principio de Una Sola China son comprendidas y apoyadas cada vez por más países y organizaciones internacionales. En forma paulatina pero firme y creciente, el principio de Una Sola China es aceptado universalmente por la comunidad internacional. En octubre de 1971, al aprobarse la resolución N° 2758, durante la Vigesimosexta Asamblea General de las Naciones Unidas, se expulsó al representante de las autoridades taiwanesas y se estableció el puesto del Gobierno de la República China en la ONU, con todos los derechos legítimos de China en esta organización. En setiembre de 1972, China y Japón firmaron una declaración conjunta y proclamaron el establecimiento

de relaciones diplomáticas entre ambos países. El Japón reconoce que el Gobierno de la República Popular China es el único gobierno legal de China, comprende y respeta plenamente al gobierno chino en cuanto a su posición de que Taiwán es una parte inalienable del territorio de la República Popular China. Japón insiste en la posición de atenerse a las estipulaciones del artículo octavo de la Declaración de Postdam. En diciembre de 1978, China y los Estados Unidos emitieron un comunicado conjunto estableciendo relaciones diplomáticas. Washington “reconoce que el gobierno de la República Popular China es el único legítimo de China” y “reconocen la posición de China, es decir, sólo hay una China y Taiwán es parte de China”.

Actualmente, China ha establecido relaciones diplomáticas con 166 países, los cuales reconocen sin excepción el principio de Una Sola China y prometen tratar las relaciones con Taiwán dentro del marco de una sola nación China.

No se admiten más comentarios