Transición China a la economía mundial: Éxito sin trauma

DESAFIOS QUE ENFRENTA CHINA A TRES AÑOS DE SU INGRESO EN LA OMC

Si bien la apertura china a la Organización Mundial de Comercio sorprendió, primero por el logro en sí, tanto a naciones amigas como a opositoras, y el volumen comercial de la gran nación nunca ha terminado de maravillar a los economistas mundiales; la verdadera “maravilla” de este proceso de apertura comercial ha sido la extraordinaria forma en que China lo ha llevado a cabo.

En los tres años posteriores al ingreso de China en la OMC, esta nación ha alcanzado en lo fundamental- la meta establecida en la rebaja de los aranceles aduaneros para el comercio de mercancías. Inclusive, en algunos productos, las metas propuestas se alcanzaron mucho antes de los plazos límite establecidos. En estos tres años, también las barreras no arancelarias se han reducido continuamente.

La apertura comercial china ha avanzado con pasos gigantescos en el área de los servicios, por ejemplo en el sector bancario, que ha abierto las puertas del país a la banca extranjera no solo en Shanghai y Shenzhen, sino en otras trece superciudades de China, permitiendo además el ingreso de compañías prestamistas y aseguradoras de automóviles, sin que éstas sean, necesariamente, bancos. Gigantes multinacionales como Carrefour, Wal-Mart y Metro han incrementado considerablemente sus inversiones en China, mientras que todas las reglamentaciones del país resultan ser totalmente concordantes con las exigencias de la OMC.

Entre julio y setiembre 18.500 individuos y empresas se registraron en China para dedicarse al comercio exterior, al tiempo que la gran nación asiática promulgaba nuevas leyes para la protección de la Propiedad Intelectual, además de una nueva Ley de Marcas, Ley de Patentes, Ley de Derechos de Autor, y los Estatutos sobre Softwares de Computadora, así como todas las reglamentaciones para su aplicación. Inclusive, ya se han dado casos de duras sanciones del Estado contra los infractores de estas nuevas leyes.

Pese a los vaticinios de muchos pesimistas internacionales, la pertura del mercado automotríz chino a las marcas internacionales no significó un colapso de esta industria, que tenía fama de ser cara y de calidad inferior. Contra todo pronóstico, la “masiva entrada” de rodados de marca extranjera, no logró superar la marca del 4% de las preferencias chinas, mientras que la tecnología automotríz china “ha avanzado a alta velocidad” sobre sus competidores extranjeros. Algo similar se nota en el caso de la telefonía fija. Mientras que China ha aprobado con un “sobresaliente” y sin “traumas comerciales” su apertura hacia los productos extranjeros, en los últimos diez años, la velocidad de crecimiento promedio de sus inversiones en el extranjero se mantuvieron en 76,8%.

Fuente: People daily, 03 Diciembre de 2004

No se admiten más comentarios